domingo, julio 14

Stoltenberg pide a los aliados más “voluntad política” para acelerar el envío de munición a Ucrania | Internacional

Noticias relacionadas: Noticias Similares

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha instado este jueves a los países miembros a mostrar más “voluntad política” para acelerar el envío de municiones a Ucrania, en una llamada de atención tanto al Congreso estadounidense como a los miembros europeos de la Alianza que no han cumplido, ni de lejos, el objetivo de enviar un millón de rondas de munición en un año.

“Los ucranios no se están quedando sin valor. Se están quedando sin munición”, ha advertido el noruego en rueda de prensa en la sede de la OTAN en Bruselas.

Según ha subrayado, los aliados tienen la “capacidad” para proporcionarle a Ucrania lo que necesita. Lo que falta, ha criticado, es “mostrar la voluntad política para ello” y presentar resultados “rápido”, porque “cada día de retraso tiene consecuencias reales en el campo de batalla en Ucrania”, donde las fuerzas rusas han podido hacer avances recientes gracias a su superioridad en el abastecimiento de armamento.

Dejar que el presidente ruso, Vladímir Putin, gane, sería un “error histórico”, ha recordado Stoltenberg: “No podemos permitir que los líderes autoritarios se salgan con la suya mediante el uso de la fuerza. Sería peligroso para todos”.

El noruego ha pedido al Congreso de Estados Unidos que apruebe el paquete multimillonario de ayuda a Ucrania que propuso hace meses el presidente, Joe Biden, y que está estancado principalmente por la falta de acuerdo de los republicanos.

“Cada día que el Congreso se retrasa, eso se traduce en efectos reales en el campo de batalla”, ha reiterado en una comparecencia con el presidente polaco, Andrzej Duda. El mandatario europeo estaba precisamente en Washington cuando, el martes, EE UU anunció el envío de un nuevo paquete de ayuda militar a Ucrania por 300 millones de dólares en municiones y repuestos. Pero aunque la ayuda es considerada un símbolo tras una pausa de tres meses y en momentos en que el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, coquetea con la posibilidad de suspender todas las aportaciones al país asediado por Moscú, el montante está muy lejos de los más de 60.000 millones de euros que debe aprobar todavía el Congreso para repeler la invasión rusa.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Según Stoltenberg, una encuesta de la OTAN confirma que dos tercios de los ciudadanos de los países miembros, a ambos lados del Atlántico, quieren que su país mantenga el apoyo a Ucrania. “También sabemos que una amplia mayoría en el Congreso [estadounidense] está a favor de continuar el apoyo. Ahora tenemos que ver ese apoyo público y político expresado en un voto lo antes posible”, ha insistido.

El mensaje no iba dirigido, sin embargo, solo a Washington: “Tanto Estados Unidos, como Canadá y Europa tienen que hacer más”, ha subrayado Stoltenberg, para quien es importante que los estadounidenses, que siguen siendo el mayor proveedor de armas y municiones a Ucrania, sepan que “no están solos” y que sus otros aliados también arriman el hombro.

Tal como recriminó hace unas semanas a los ministros de Exteriores el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, la UE no ha sido capaz de cumplir su compromiso de hace ahora un año de proporcionar un millón de rondas de municiones a Ucrania. Según sus cálculos, este mes se habrán entregado a Ucrania 524.000 cartuchos y solo a finales de año se habrá superado el millón. “Los retrasos en la entrega de municiones tienen un coste en términos de vidas humanas y están debilitando las capacidades de defensa de Ucrania”, les advirtió en la misiva, que adelantó EL PAÍS, y en la que instaba también a los gobiernos a hacer más pedidos a la industria de defensa y a dedicarles financiación.

El miércoles, los Veintisiete dieron un primer paso al llegar a un acuerdo a nivel de embajadores sobre el Fondo de Asistencia para Ucrania, un instrumento especial destinado a proveer armas y entrenamiento al país invadido, dotado con 5.000 millones de euros al año. El acuerdo, que deberá ser ratificado por los ministros de Exteriores en su cita en Bruselas el lunes próximo, prevé finalmente una flexibilización a corto plazo para que, en el caso de que no sea posible realizar las compras “a tiempo” de armas y municiones a la industria europea, se puedan realizar los pedidos fuera del espacio europeo.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_


Noticias relacionadas: Noticias Similares