sábado, junio 15

Sunak, obligado a disculparse por abandonar las conmemoraciones del desembarco de Normandía | Internacional

Noticias relacionadas: Noticias Similares

Todavía es pronto para determinar si Rishi Sunak pagará un alto precio por su nueva metedura de pata, o si el aluvión de críticas que ha recibido forma parte de la exageración con que se calibra todo en campaña electoral. Pero la decisión del primer ministro y candidato conservador de ausentarse de las celebraciones que conmemoran el 80º aniversario del desembarco de Normandía y dejar plantados a estadistas como Joe Biden, Emmanuel Macron y Olaf Scholz ha desatado una ola de indignación entre la oposición británica, entre las filas tories y entre muchos veteranos del Reino Unido. Y ha provocado el asombro general de muchos analistas, incapaces de entender el inmenso error de un político que, al priorizar una entrevista en televisión a su presencia en las playas del Día-D, ha restado importancia a la celebración de un acontecimiento histórico en torno al cual se han escrito el carácter y la personalidad del Reino Unido.

El ex primer ministro y actual responsable de Exteriores, David Cameron, sustituyó a Sunak en la foto oficial del jueves con el resto de dignatarios, pero su presencia no sirvió para aliviar el malestar general por una torpeza por la que el actual inquilino de Downing Street se ha visto obligado a pedir disculpas. “Lo último que deseo es que las conmemoraciones [por el 80º aniversario del desembarco] se vean ensombrecidas por la política. Tengo un enorme respeto por los veteranos y he tenido el honor de representar al Reino Unido en varios eventos realizados en Portsmouth [Inglaterra] y Francia durante los dos últimos días, y de reunirme con todos aquellos que combatieron con tanto coraje. Después de la conclusión del evento británico en Normandía, regresé al Reino Unido. Al reflexionar en perspectiva, fue un error no permanecer más tiempo en Francia. Y pido disculpas”, ha escrito el primer ministro en su cuenta de X (antes Twitter).

Es cierto que Sunak participó en varios de los actos programados a lo largo de dos días de conmemoraciones. Pero lo ocurrido es revelador de la personalidad de un político que todo lo observa con el utilitarismo y la microgestión de una hoja de Excel. Sunak parece incapaz de entender el poder de los gestos y ritos en un país que idolatra su propia historia, y que cada año inunda sus calles y las solapas de sus representantes con amapolas, para simbolizar el recuerdo de los caídos en las guerras del pasado.

El sarcasmo de muchos críticos

El primer ministro quiso sorprender al principio de la campaña electoral, poco después de que anunciara el adelanto al 4 de julio de los comicios, con la promesa de recuperar la mili obligatoria (el llamado Servicio Nacional, abandonado en la década de los sesenta del siglo pasado), para comprometer a las nuevas generaciones con la defensa del país. Ahora ha tenido que escuchar el sarcasmo de muchos críticos, que han señalado cómo Sunak pretende que los jóvenes dediquen un año entero a servir a la nación mientras él es incapaz de hacerlo por una jornada completa.

“Se trataba de un aniversario muy importante de un gran logro militar que llevó la libertad a Europa. Han asistido algunos de los veteranos que probablemente ya no vuelvan a hacerlo debido a su edad. Creo que era muy importante que [Sunak] hubiera expresado su compromiso con el evento. Debería haberse quedado. Como primer ministro de nuestro país, debería haber estado allí para expresar nuestro agradecimiento a aquellos que cayeron en combate”, ha expresado su disgusto Richard Kemp, excomandante del ejército británico en Afganistán, al diario tabloide The Mirror.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Una baza para la oposición

El candidato laborista Keir Starmer, a quien todas las encuestas señalan ya como el próximo primer ministro del Reino Unido, sí participó en gran parte de las celebraciones de Normandía. Después de una semana poco afortunada, en la que no acertó en su cara a cara televisado con Sunak del pasado martes, el líder de la oposición ha aprovechado el error de su rival para retomar la iniciativa: “Esta elección se decide sobre todo respecto al carácter de los candidatos (…) Para mí, solo había un lugar donde debía estar, y era prestando mi respeto a los veteranos (…) Tomé la decisión como líder del Partido Laborista y como candidato a primer ministro, y sabía que debía estar allí [en Francia]. No había discusión al respecto”, ha dicho Starmer a Sky News.

Sunak ha intentado desde el primer minuto de la contienda electoral presentar a su rival, ante los votantes conservadores, como un izquierdista acostumbrado a cambiar de criterio, al que no podía entregarse la seguridad del país. El tremendo error cometido por el primer ministro al ausentarse de las playas de Normandía ha instalado la confusión y el desánimo entre las filas de su partido. “El problema al que se enfrenta hoy Sunak es que le acusan de no entender bien en qué consiste ser primer ministro, y cuáles son las obligaciones del cargo”, ha explicado a la BBC Craig Oliver, el hombre que estuvo al frente durante años del departamento de Comunicación de Downing Street.

El desastre ha sido de tal calibre como para permitir incluso que un oportunista como Nigel Farage, el candidato del partido Reform UK, impulsor del Brexit y actual pesadilla de los tories, se fuera también por su cuenta a Normandía a hacerse la foto y se haya sumado al coro de críticos contra el candidato conservador: “Si usted es un votante patriota, no vote por Rishi Sunak”, escribía Farage en X. “No le importan nuestra historia ni nuestra cultura. Solo le preocupa permanecer en Downing Street”, remataba.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_


Noticias relacionadas: Noticias Similares